Fotografía: Jorge González Porrúa

Fotografía: Jorge González Porrúa

Los libros están destinados a durar y a resistir a la manipulación, pero necesitan ser tratados con cuidado.

Estos son precauciones básicas que todos los propietarios de libros deberían seguir,  con el fin de asegurarle una larga vida:

  • Limpie sus estanterías regularmente.
  • Las estanterías deben estar separadas del suelo.
  • No saque fotocopias,  al presionarlos abiertos sobre la fotocopiadora, se afloja toda la estructura. si es necesario hacerlo extreme los cuidados, y guarde la copia como original para futuras reproducciones.
  • Al abrir un libro no se lo debe forzar. Algunas encuadernaciones son estructuras poco funcionales. En esos casos, para evitar que el libro se rompa, no debe abrírselo completamente, sino respetar el ángulo de apertura que permita.